Vida

Cómo explicarle el divorcio a los hijos

Aunque el tener hijos es el principal motivo para detener un proceso de divorcio; ya que el explicarle el divorcio a los hijos es una tarea demasiado complicada. Lo mejor en estos casos es hablar del divorcio con sinceridad; por lo que los padres deben adaptar las conversaciones a la madurez de sus hijos.

Una vez tomada la decisión, lo que sigue es explicarle el divorcio y no dejar huecos a la fantasía. Los hijos necesitan oír, sobre todo, que sus padres les seguirán queriendo igual. Según el psicólogo Rafael San Román, el divorcio siempre supone situación estresante para el niño; algo que supera su capacidad de gestión y comprensión inmediata.

El divorcio supone un cambio de 360 grados en los que se incluye el cambio de casa y/o colegio y rutinas alteradas. El grado de afectación depender del grado de conflictividad familiar, la edad del niño y el número de cambios. A ello hay que añadir el proceso de aceptación de una nueva persona; si es que existen terceras personas en la vida de sus padres.

Está claro que el divorcio no es bueno y, muchas veces, dependiendo de cómo se desarrolle la separación puede significar un dolor difícil de superar para los hijos. Por este motivo, ante todo, hay que evitar meter a los niños dentro del conflicto. Es importante para su estabilidad emocional, que los padres sepan diferenciar entre el rol de pareja y el papel de padre y/o madre.

Cómo explicarle el divorcio con los hijos. Fuente: Pixabay

CONSEJOS PARA EXPLICARLE EL DIVORCIO A LOS HIJOS

  • Ambos padres deben implicarse en ayudar a su hijo en este periodo, simplificando la dificultad.
  • Modificar las rutinas que incluyan a los niños lo menos posible.
  • Mantener a los hijos al margen de las discusiones de pareja y comentarios legales.
  • Evitar hablar mal del otro, y culparle de las situaciones, en presencia del menor.
  • Mantener la presencia de ambos progenitores en el día a día del niño.
  • No utilizar al niño para castigar a la pareja (dificultar el contacto por ejemplo) o echarle cosas en cara al otro.
  • Recordar que el hijo no es la persona en la que apoyarse, sino alguien que necesita apoyo.
  • Tomar decisiones consensuadas con respecto a los hijos: no ser pareja no significa no seguir siendo padres.

PROBLEMAS QUE SE PUEDEN PRESENTAR

El divorcio puede provocar una bajada del rendimiento académico de los vástagos pero también una sobre adaptación, que es cuando el niño se vuelca más en los estudios igual para ser mejor hijo, o como vía escapatoria, para no saber nada de esa conflictividad, aunque lo hagan de forma inconsciente.

Algo que debes recordar siempre es que la incertidumbre es muchas veces peor que una mala noticia, porque hay ambigüedad, hay equívocos, no sabe que se espera de él, no sabe como puede influir en la situación para bien o para mal y esto le descoloca.

En la mente de los niños se puede generar la fantasía de que su padres volverán a unirse, y según el psicólogo esta es una manera de afrontar el divorcio de los padres porque “mientras fantasean solucionan el futuro y creen que todo volverá a ser como antes y les hace sentirse mejor”.

Te puede interesar: Cómo ser la mejor mamá del mundo y criar hijos bien

TUS HIJOS NO TIENEN LA CULPA

Los hijos deben saber que nada en lo absoluto que hayan hecho provocó la separación de sus padres. Debe asegurarles reiteradamente que la decisión de separarse fue una decisión de adultos, basada en problemas de adultos. Este puede ser un punto difícil de transmitir de manera convincente si los problemas de crianza solían ser un motivo de discusión.

Tus hijos no tienen la culpa. Fuente: Pixabay

Los niños también deben saber que no hay nada que puedan hacer para solucionar este problema de adultos. Que no es su responsabilidad. Sus padres no volverán a estar juntos aunque se porten como unos angelitos o se porten mal. A los niños les irá mejor si saben que sus padres continuaran apoyándolos aunque ya no vivan juntos.

Recuerda que los hijos necesitan al padre y a la madre. No importa lo humillado, desprotegido que te encuentres, nadie puede darle a tu hijo lo que necesita, sólo sus padres. Para ellos, el padre y la madre son únicos e irreemplazables.